Síguenos en:

CUATRO RAYAS CUARENTA VENDIMIAS RIBERA DEL DUERO, UNA SELECCIÓN ESPECIAL DE TEMPRANILLO DE VIÑEDOS DE CUARENTA AÑOS

La enóloga Elena M. Oyagüe, que recientemente ha asumido el cargo de directora técnica de Bodega Cuatro Rayas, ha sido la encargada de hacer una selección especial de un tempranillo que está llamado a convertirse en un nuevo referente de la Ribera del Duero. Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Ribera del Duero 2015 es producto de uvas de viñedos de 40 años y es ya el segundo vino de la bodega en dicha denominación de origen, un proyecto presentado hace un año y que ha hecho que la bodega líder en elaboración y comercialización de blancos de Rueda se haga un hueco en la comercialización de vinos tintos de calidad. 

Este nuevo vino vinificado en Pedrosa de Duero es ya uno de los más especiales y exclusivos con los que cuenta Bodega Cuatro Rayas por lo que han querido incluirlo en la familia de vinos ‘Cuarenta Vendimias’, una gama de vinos nacida en la añada 2014 con el objetivo de homenajear al enólogo Ángel Calleja, alma mater de la bodega durante más de cuarenta años, el cual ha pasado el testigo a Oyagüe y al joven enólogo Roberto López Tello. Calleja, no obstante, sigue muy pendiente del devenir de la bodega como miembro del Consejo Rector de la cooperativa afincada en La Seca. La gama ‘Cuarenta Vendimias’ la componen el original Verdejo que se elabora bajo la receta de cuarenta años de legado de Ángel Calleja, mientras el Ribera del Duero 10 meses en barrica y el Sauvignon Blanc se vinifican bajo la atenta mirada de Elena M. Oyagüe.

El trabajo en Ribera del Duero se inició en la vendimia de 2015 como respuesta a la demanda de los clientes, tanto nacionales como internacionales, así como los consumidores de Cuatro Rayas Verdejo, que entienden que el binomio Verdejo de Rueda y Tempranillo de Ribera se ha convertido en los últimos años en la gran pareja embajadora de los vinos de calidad españoles.

Cuatro Rayas Cuarenta Vendimias Ribera del Duero 2015. Se trata de un tinto con un color intenso, rojo cereza con reflejos morados y en nariz es penetrante y limpio, con recuerdos a regaliz y frutas negras maduras, mora, y notas de ciruela muy madura sobre un fondo especiado en total armonía con los toques de moca y torrefactos de la barrica. En boca es potente en boca, con complejidad y estructura, taninos dulces bien ensamblado, con el recuerdo de las notas de frutas negras del bosque, en retronasal aparecen los toques especiados. Tiene un postgusto muy largo.



Ver mas articulos de "En El Lineal" Recomienda este articulo     
   .sponsor:
   Aviso Legal :: Contacto © gotobyte 2006